Asociación Costarricense de Terapia Asisitida con Mascotas

ACOTEAMA en Cuidados Paliativos Pediátricos

Fundacion Pro Unidad de Cuidados Paliativos

En el año 2012, ACOTEAMA tiene el honor a nivel nacional de ser la primera y única Asociación, que brinda Intervenciones Asistidas con Animales a niños y adolescentes que padecen una condición de vida limitada y/o fase terminal.

Iniciamos en el Albergue San Gabriel, invitados por el Doctor Juan Carlos Irola y la Terapeuta Física MSc Hazel Alpizar. Han sido tres años ininterrumpidos donde nuestros voluntarios y nuestras mascotas, participan en las terapias de los niños y jóvenes que asisten a dicho Albergue.

Iniciamos con los pacientes que traían de diferentes partes del país. Algunos de ellos venían con sus padres, hermanos y hasta abuelitos y todos querían interactuar con los perros. Nos vimos en la necesidad de llevar más voluntarios y sobre todo perros, los cuales se fueron involucrando en las Intervenciones Asistidas en otras salas, mientras al niño o niña, se le daba la Terapia Asistida que requería.

En el año 2014, el Doctor Juan Carlos Irola, solicitó que diéramos las Intervenciones Asistidas en un gran salón, donde los hermanos de los pacientes pudieran participar activamente con su familiar. En ocasiones, cuando algún niño ya estaba en una fase terminal, involucrábamos a sus padres en la terapia.

Esa experiencia al final de la vida de un hijo, fue muy enriquecedora para los padres que participaron, porque lograron tener un acercamiento diferente donde medió un animal.

Decía un padre de familia después de la muerte de su hija: “Esos momentos de felicidad que viví con mi hija a pesar de su estado, nadie me los podrá quitar. Tuve el privilegio de ser yo quien le diera esa oportunidad, esa ilusión, trayéndola a cada terapia con perros que tuvo, fue feliz aquí, con ellos”.

Este año 2015, continuamos con el mismo método de trabajo que en el 2014, sin embargo, en casos específicos, algunas pacientes se les da la terapia en otros salones del Albergue, según su condición.

Hemos sido testigo en estos años, del beneficio que obtienen todos los involucrados, porque además del paciente y sus familiares, también se benefician las personas que trabajan ahí.

Durante las visitas con los perros al Albergue, el ambiente es de mucha alegría para todos los involucrados y los chicos participan de buena gana en sus terapias. (Sánchez Calvo, 2015)


Cuidados Paliativos Pediátricos: FUNDACION ALBERGUE SAN GABRIEL. Desde 1990, San José. Costa Rica.

La misión del Albergue San Gabriel es, facilitar los recursos humanos, materiales e intelectuales necesarios para que los niños y adolescentes que padecen una condición de vida limitada y/o fase terminal, reciban atención eficiente, eficaz y oportuna, en conjunto con sus familias, y garantizar que sea basada en los principios, fundamentos y filosofía de los Cuidados Paliativos.

El albergue San Gabriel atiende a dos perfiles de pacientes pediátricos: 1) pacientes una condición de vida limitada, diagnosticados con enfermedades en estado avanzado sin posibilidad razonable de respuesta al tratamiento curativo; y 2) pacientes paliativos, con presencia de numerosos problemas o síntomas intensos, múltiples, multifactoriales y cambiantes; y cuyo pronóstico de vida es limitado.

En la historia de la Fundación Albergue San Gabriel, se describe que el 1 de octubre de 1990, la Dra. Lisbeth Quesada Tristán logra crear la Unidad de Cuidado Paliativo Pediátrico en el Hospital Nacional de Niños, siendo la primera unidad de esta naturaleza en Costa Rica y América Latina, brindando atención domiciliaria y hospitalaria a los pacientes. Su origen se vio impulsado por un recurso de amparo que presentó una paciente que enfrentaba un cáncer terminal con mucho dolor, pues existía negativa de despachar las dosis de morfina prescritas por la médico tratante, la Dra. Quesada Tristán. La escasez de morfina en el país, así como algunos profesionales aún no actualizados en la terapia del dolor, consideraban que tales dosis eran poco científicas. El recurso se acoge y se protege el derecho de la paciente a morir con dignidad y sin dolor. La Sala Constitucional se pronuncia en cuanto a que: “Todo costarricense, tiene derecho a una muerte digna y sin dolor”.

Esta resolución marca un hito en la historia de los Cuidados Paliativos en Costa Rica, al punto que podemos hablar en el sentido de antes y después de ella. Esto sirvió para crear conciencia en la población civil, y para que las familias que tienen un miembro que enfrenta una enfermedad terminal puedan demandar la atención adecuada y el control del dolor a sus médicos tratantes o a la Seguridad Social.

En el año 2006, la Fundación, inicia un programa de Maestría en Cuidado Paliativo en conjunto con la Universidad Católica de Costa Rica. Con este programa se pretende capacitar, formalmente, a profesionales de la salud no sólo de Costa Rica sino del resto de países del área.

Los niños que pueden necesitar Cuidados Paliativos, son aquellos quienes padecen:

  1. Condiciones para las cuales el tratamiento curativo es posible, pero pudiera fallar.
  2. Enfermedades en las que pueda ocurrir una muerte prematura, pero un tratamiento intensivo puede prolongar una buena calidad de vida.
  3. Condiciones progresivas donde el tratamiento es exclusivamente paliativo y puede extenderse por varios años y
  4. Condiciones, con daño neurológico, causando debilitamiento y susceptibilidad a las complicaciones. Más información sobre cuidados paliativos pediátricos en Costa Rica en: http://www.cuidadopaliativo.org/